Evelyne Bissone Jeufroy
Coach - Grafóloga - Psicóloga - Psicogenealogía
Evelyne Bissone Jeufroy
Coach - Grafóloga - Psicóloga - Psicogenealogía
Articulo La Capital - 29 de Agosto 2012 - Evelyne Bissone Jeufroy - Coach, Psicogenealogía, Grafóloga, Psicóloga

Idioma   Francés

Novedades :

Formación en Psicogenealogía Anne Ancelin Schützenberger © en :
Varios talleres individuales de Psicogenealogia seran organizados en Buenos Aires en marzo, agosto y septiembre 2018.
"Cuatro placeres al día, como mínimo!", en español, colección Aguilar-Fontanar, está en venta en las librerias o conseguir por amazon.com
La edición argentina de "Salir del duelo" es publicada por la colección Taurus.
Ver en las librerias o conseguir por amazon.com

“La vergüenza es la base de los secretos de familia”

“Lo no dicho enferma y se transmite a la próxima generación”, afirma la psicóloga Evelyn Bissone Jeufroy



La familia. La psicogenealogía es una herramienta que en manos de especialistas permite la reconstrucción de la historia familiar.
Todos los seres humanos heredamos una maraña de historias, dramas y duelos no resueltos que fueron silenciados en el entorno familiar. Esos secretos de familia se transmiten a lo largo de las generaciones y hasta que no son develados, la historia se repite. La mayoría no están relacionados con episodios recientes y para encontrarlos hay que remontarse lejos en el tiempo, a veces, varios siglos atrás.


La psicogenealogía surgió para “poner luz” sobre esos acontecimientos que siguen “presentes” en el inconsciente familiar y que surgieron a partir de situaciones consideradas vergonzosas en el momento en que sucedieron. Su creadora, Anne Ancelin Schützenberger, explica que por tratarse de situaciones terribles, como alguien que mató o fue matado; el estar preso; una bancarrota financiera; violaciones o incestos, nadie se atrevió a hablar de ellas, y menos aún a comentarlas de una generación a otras.


“La mayoría de los sucesos de la propia familia uno los desconoce, aunque el inconsciente se acuerda de todo tal como nos contaron, no como fueron realmente los hechos. Mediante la psicogenealogía es una herramienta que permite recolectar toda la información de la historia familiar”, asegura a La Capital desde Buenos Aires la psicóloga Evelyn Bissone Jeufroy, discípula de la creadora de la técnica.



Secretos. Evelyn Bissone Jeufroy, discípula de la creadora de la técnica.
Actualmente Bissone Jeufroy ofrece un curso taller sobre el tema en la Universidad de Belgrano. El curso (posgrados@ub.edu.ar) está dirigido a profesionales de la salud y a todos los que están en contacto con personas, sean psicólogos, educadores, enfermeros, psiquiatras, médicos, especialistas en psicomotricidad, jueces de menores, coachs, mediadores y asistentes sociales. “No es necesario ser psicólogo pero si utilizan esta herramienta es importante que hagan terapia para no proyectar sus propios problemas”, afirma.


Los orígenes de la psicogenealogía se remontan a los escritos de Carl Jung, quien también relacionó los acontecimientos de la vida familiar con los sucesos presentes (inconsciente familiar). “Ann Schützenberger conectó el inconsciente familiar con el colectivo. Así como heredamos bienes también pasan de una generación a otra los secretos y aunque no los recordemos, el inconsciente pesa mucho más de lo que pensamos”, afirma la psicóloga y coach nacida en Argentina y que luego viajó a Estados Unidos donde obtuvo una licenciatura en Psicología e Historia del Arte.


La psicóloga, quien también fue discípula de Francoise Doltó (estudió con ella cinco años), asegura que su maestra ya anticipaba la transmisión intergeneracional de los secretos familiares con esta frase: “lo no dicho, lo no expresado, lo invisible en la primera generación, la segunda lo lleva en su cuerpo”.


Arbol genealógico. La reconstrucción de la historia familiar se realiza mediante la lectura gráfica del árbol genealógico o genosociograma, que extiende sus raíces hacia atrás varias generaciones. “Junto con la persona que viene a consultarme comienzo a trabajar con lo que registró su memoria. De familiar donde se subrayan los lazos afectivos más importantes, tanto negativos como positivos, a lo que agregamos los principales acontecimientos, lo cultural, lo religioso, los fenómenos migratorios, las enfermedades y muertes violentas”, explica.


“La cabeza olvida lo que le molesta”

“La vergüenza es la base de los secretos de familia”, asegura Evelyn Bissone Jeufroy, quien también ofrece la formación en genosociograma en Barcelona, Polonia y París, donde reside.

La psicóloga que acompaña a las personas en ese “recordar” afirma que la mente borra porque es incómodo tener emociones. “La memoria está en el cuerpo; la cabeza se olvida de lo que le molesta. De allí lo poderoso de este trabajo que resulta sumamente movilizador”, agrega.

La psicóloga explica que el genosociograma dispara una emoción profunda en la gente, que la lleva a conectarse con memorias ancestrales, transgeneracionales, y le permite trabajar la propia identidad y lo que desea realmente. “De esta forma evita quedar atrapado en el inconsciente a causa de las repeticiones familiares”, dice.
Como la mayoría de los sucesos de la propia familia se desconocen, la segunda parte del trabajo consiste en desentrañar la verdad de los hechos tal como ocurrieron. “Trabajamos con la verdad, que nos salva pero es terrible, y que tenemos que aceptar. Hay que tomar los hechos tal como sucedieron, con humildad”, agrega.


Los que acceden al genosociograma suelen afirmar que no se acuerdan de nada, cuenta Evelyn, sin embargo, dice que el inconsciente se acuerda más de lo que suponemos. “Cuando se cierra el círculo familiar (el trabaja demanda alrededor de tres horas) y tienen una visión global de la propia historia familiar, sienten un impacto de una fuerza extraordinaria. No es para nada contenedor, por eso algunos necesitan luego iniciar una terapia”, explica.


¿Para qué sirve un genosociograma? Principalmente para aclarar la historia familiar y las relaciones entre sus miembros; para entender que la historia no empezó con nuestros padres, sino mucho antes; para revelar lo que ha sido transmitido de generación en generación (lealtades, secretos, repeticiones) y para concluir los duelos no realizados.


“El análisis transgeneracional evita la transmisión a los hijos de las cosas muy pesadas y evita las trampas de las repeticiones”, apunta Bissone Jeufroy. Y agrega que los secretos de familia, lo no dicho, enferman, y cuando las personas ponen luz sobre su historia, se les cambia la tez, lloran, les da escalofríos, los ojos se vuelven brillantes y salen del consultorio diciendo que dejan una valija de 120 kilos.


“Les devolvemos lo que les pertenece”, asegura la psicóloga, y ofrece como ejemplo la siguiente situación: “Una persona viene a la consulta diciendo que se siente triste y no sabe porqué. Al analizar su historia aparece que el padre se había suicidado y ella lo encontró muerto, aunque su mente ya lo había olvidado. En este caso nos permite trabajar los duelos que no están resueltos”.


“Cuando la realidad es terrible los padres la callan”



Creadora. Ann Schützenberger sostiene que lo transgeneracional es como “una papa caliente” que pasa de generación en generación.
Ann Schützenberger, creadora de la psicogenealogía, nació en 1919 en Francia, donde reside actualmente. Posee una licenciatura en Derecho y un doctorado en Psicología. Se especializó en los Estados Unidos en Psicología Social y dinámica de grupo; fue cofundadora de la Asociación Internacional de Psicoterapia de Grupo, y desde 1967, es profesora emérita de la Universidad de Niza. Entre otros libros publicó “La voluntad de vivir”, “Salir del duelo” y “¡Ay mis ancestros!”, junto con Evelyne Bissone Jeufroy.


“La psicogenealogía no es un oficio, sino una herramienta _afirma_ y por lo tanto no existe una formación que nos haga acreedores de un diploma, por eso hay que ser precavidos y no confiar nuestra alma, nuestros problemas y nuestros secretos de familia a cualquiera”.


Buscar las raíces

Para rastrear las raíces, ¿dónde buscar? “Todo ser humano posee naturaleza y filiación, nace en un determinado lugar, de un padre y de una madre. Lo primero que debe buscarse es el lugar de nacimiento y establecido éste, rastrear a los padres. Los censos de población (Archivo General de la Nación y archivos provinciales) ayudan a ubicar en tiempo y espacio a las personas”, afirma Diego Herrera Vegas, presidente del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas.
Algunos conceptos salientes del libro “Ejercicios prácticos de psicogenealogía” (Aguilar, 2012) son:

  • Uno puede formular las preguntas adecuadas a su entorno y a sí mismo, y encontrar lo querealmente está buscando y quién es en el fondo.
  • Lo intergeneracional es lo que pasa de una generación a otra, mientras las personas están vivas, de manera claramente dicha o evidente. Lo transgeneracional es como una “papa caliente” que nos pasamos de mano en mano y de generación en generación.
  • En determinadas circunstancias las realidades de la vida son tan difíciles que los padres deciden callarlas. En la primera generación es algo indecible; en la segunda un secreto de familia; en la tercera se convierte en un impensable genealógico, ni siquiera se lo puede pensar.
  • El secreto de familia se resume en una cantidad limitada de cuestiones consideradas como vergonzosas en el momento de los hechos (alguien que mató o fue matado, alguien que estuvo preso, alguien que pasó por una bancarrota fraudulenta o se declaró en quiebra, incestos, violaciones, hijos extramatrimoniales, alguien que enfermó de tuberculosis, sida o cáncer).
  • La mayoría de la gente no consigue lidiar con aquello que no encaja en la imagen de las cosas que tiene una sociedad en un momento dado. Eso se convierte en un secreto. A veces, es un secreto compartido por toda la familia, pero casi siempre permanece oculto para los niños e incluso para algunos adultos. Y eso es devastador.



Articulo en PDF : Articulo La Capital MIÉRCOLES 29 Agosto de 2012